“Si tienes tiempo para respirar tienes tiempo para meditar. Respira cuando caminas, respira cuando estás de pie, respira cuando descansas”

Ajahn Amaro

¿Qué es la meditación?

El acto de meditar está asociado a la concentración y reflexión profunda de algo.

La Meditación es un ejercicio mental para regular, enfocar la atención hacia un objeto interno o externo, o hacia lo que sea predominante en el momento presente. Como la respiración o algún sonido externo.

La meditación es una práctica individual, aunque también se realiza en grupos. El meditador cierra los ojos manteniendo el cuerpo quieto, sentado, por un tiempo determinado.

La palabra “meditar” significa pensar un asunto con atención.

El proceso de meditación es básicamente poner atención en la observación, enfocar la atención en lo que acontece en lugar de solo reflexionar profundamente.

Meditar también involucra la calma mental e introspección como observar hacia adentro. Me gusta llamarle “conversación con el ser interior”

Giovanni Dienstmann, mentor en meditación, nos aclara que “meditar” es diferente de otros ejercicios espirituales o de desarrollo personal tales como:

  • Afirmaciones, visualizaciones guiadas, donde el objetivo es concentrarse en un mensaje específico en la mente.
  • Relajación, donde el objetivo es simplemente relajar las tensiones del cuerpo.
  • Orar, que es una práctica de pensar o sentir directamente hacia un Dios o una creencia religiosa.
  • Contemplación, donde se activa el pensamiento profundo hacia el entendimiento de un sujeto o concepto.
  • Ejercicios de respiración como el “pranayama”, donde el enfoque está en producir un cierto patrón de respiración y purificar el cuerpo.

Para tener claro qué es meditación y qué no.

Sin embargo, de forma particular yo hago uso algunos de estos elementos porque considero que son recursos fáciles para introducirnos al hábito y práctica de meditar, hasta que el meditar sea de acceso intuitivo, fácil y único en mis alumnas y/o coachees.

¿Para qué meditar?

Beneficios

Aunque los efectos y beneficios de la meditación es diferente para cada persona, entre los muchos beneficios científicamente probados, estudios confirman que:

  • Mejora la salud, bienestar, desempeño, enfoque, concentración, memoria, creatividad, etc.
  • Ayuda a prevenir enfermedades.
  • Mejora el desempeño en actividades físicas y mentales.
  • Ayuda al equilibrio emocional, desarrollo y crecimiento personal.
  • Ayuda a desarrollar una mayor espiritualidad, mayor conexión con Dios, con una misma, con tu voz interior, el universo (como quieras llamarlo), trascendencia del ego, encontrar paz y calma.
  • Ayuda a aliviar el dolor ya sea dolor de espalda o calambres menstruales. Ya que el dolor tiene componentes físicos y mentales, meditar ayuda a enfocar la mente fuera del dolor.
  • También es beneficioso para la mujer embarazada ya que recientemente estudios confirman que ayuda reducir nacimientos prematuros.

Por supuesto está el factor de consistencia y continuidad en la práctica para tener estos beneficios y más, al igual que la motivación también será un beneficio que se irá incrementando.



¿Cómo prepararse antes de la clase?

Aunque, tradicionalmente la meditación se realizaba sin alguna guía o asistencia, hoy en día muchas prácticas iniciales de meditación se inician guiadas. La idea es que poco a poco vayas adquiriendo práctica, intuición y un camino recorrido familiar hacia tu propia experiencia de meditación.

Posturas

Puedes meditar sentada sobre un cojín, almohada o en una silla, también se puede meditar echada sobre un matt o colchoneta de yoga con las piernas dobladas y las plantas de los pies sobre el matt para mantenerte despierta.

Es preciso mantener la espalda recta, desde la espalda baja hacia el cuello, sin ningún apoyo o inclinación. Pero para principiantes es posible apoyar la espalda con un cojín o cobijas que ayuden a mantener la postura, más no apoyar la espalda demasiado ya que eso puede provocar que te quedes dormida.

Asegúrate que el mentón no esté muy elevado, hombros hacia atrás y hacia abajo, la mandíbula y lengua relajada, ojos cerrados.

Recuerda que la postura lo es todo, es indispensable estar cómoda al meditar ya que estarás en la misma posición por unos buenos minutos, por eso es muy importante la comodidad.

Para principiantes ésta es la postura más adecuada y al alcance de todas:

  • Postura Birmana: ambos pies sobre el piso uno seguido del otro sin cruzar las piernas.

Lugar

Todo lo que necesitas es un lugar íntimo, privado, silencioso y ordenado. asegúrate de no tener interrupciones.

Duración

Puedes empezar con 5 minutos al día, ir incrementando por 1 o 2 minutos por semana, con la ayuda de una alarma.

Aunque no importa cuánto tiempo es adecuado meditar, lo importante es mantener la concentración y lograr el objetivo propuesto.

Ambiente espiritual

Ayuda mucho tener un mismo espacio, lugar para meditar, eso incentiva a seguir con el hábito, teniendo un lugar predilecto, además puedes acompañar la práctica con incienso, velas, algún objeto que te ayude o predisponga a iniciar un momento para ti y contigo.

Además, para incentivar aún más el hábito de meditar tener en cuenta:

  • Definir una actividad desencadenante como ancla para ayudar a que sea más fácil meditar, como, por ejemplo: luego de levantarte de la cama en las mañanas, que meditar sea automáticamente lo siguiente que hagas, ponerte una alarma en el móvil que te recuerde respirar conscientemente como preparación a meditar, antes de dormir, luego de lavarte los dientes, etc.
  • Tener en cuenta que el cuerpo no debe estar exhausto, no es buena idea meditar luego de un ejercicio demandante.
  • La mente debe estar despierta, no es bueno meditar cuando te sientas cansada o somnolienta.
  • Procura que el estómago no esté lleno, date uno 30 a 40 minutos después de una comida ligera y de 2 a 3 horas después de una comida pesada.
  • Procura no tener ninguna distracción o estar en un lugar muy ruidoso, preferiblemente apagar el computador o el móvil.
  • Realiza uno o dos minutos ejercicios de respiración controlada antes de meditar. Esto te ayudará a relajar y calmar la mente más fácil.
  • Procura usar ropa cómoda, remueve accesorios.

 

¿Has intentado meditar?

Me gustaría saber qué ha funcionado y qué no en tu práctica de meditación o tu principal obstáculo a la hora de meditar.

Cuéntame en los comentarios.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This