Imagina que una frase, una palabra repetida o cantada varias veces tiene el poder de sacarte del bucle de tus pensamientos y llevarte hacia una vida reconfortante, con aroma a oportunidad creadora de nuevas energías revitalizantes.

¡Es posible!

Un mantra tiene un significado profundo y sagrado en las tradiciones budistas e hinduistas.

«El mantra ha sido descrito como un enunciado sagrado o sonido numinoso. Los primeros mantras nacieron en la India hace más de 3.000 años y fueron compuestos en sánscrito védico. Músicos de renombre mundial y maestros de canto, Deva Premal y Miten describen los mantras como fórmulas energéticas de sonido. Según ellos, los mantras son un puente hacia algo que nos frena y pone todo en perspectiva. Creen que la forma de salir de los problemas de hoy es ir hacia adentro, por lo que viajan por el mundo compartiendo la medicina del mantra».

Azriel ReShel

Se trata de una palabra o frase corta repetida varias veces en un periodo de tiempo a través de una meditación, canto o como forma de oración. Su empleo involucra a la mente para darle una tarea y sacarla por un momento del continuo pensar.

Como Chad Foreman dice: «Utiliza los pensamientos para trascender pensamientos, que es un método extremadamente hábil»

En este trascender de los pensamientos o darle algo útil que hacer a la mente; logra aligerar la carga emocional causada por el continuo pensar.

Es algo más allá que dejar de pensar. Es aquietar la mente. Es ayudar a la mente a situarse en el momento presente con el sonido o la repetición interna del mantra que acompaña en el momento de la meditación y que hace posible llevarnos desde un: «¿por qué sigo pensando en esto o por qué me siento así?»; hacia una especie de distractor, un nuevo enfoque de pensamiento y que también hace posible generar emociones agradables de seguridad y calma.

El poder del mantra podría decir que ayuda a enfocar la atención hacia donde queremos ponerla, en un lugar más asertivo, hacia una energía más positiva, hacia el cultivo de pensamientos que hacen posible una vida más disfrutable, hacia la conexión con tu ser auténtico, más aún, hacia un estado sereno de consciencia total.

Foreman dice que «el propósito de repetir el mantra es acceder a una clara presencia detrás de todos los pensamientos. En realidad, un maestro ha proclamado que es el objetivo de todas las técnicas de meditación. Repetir el mantra es solo un método para llevarte allí o llevarte más allá de pensar».

Leyendo sobre meditación y en las meditaciones guiadas que hago de otros meditadores hay un concepto que encuentro en común y que tiene que ver con la espiritualidad. El fin máximo de nutrirse espiritualmente es lograr comprender, no desde lo racional, sino más bien sentir, sentirse en presencia plena en un lugar más allá de «quien soy yo». Saber que se está ahí y que desde ahí es posible observarse experimentando una vida humana a la vez.

«El mantra trascendental ayuda a trascender toda actividad mental y experimenta la «fuente del pensamiento», que se dice que es puro silencio, «conciencia pura» o «ser trascendental», «la realidad última de la vida».

Aldous Huxley

Cómo se recitan los mantras

«Los mantras que cantamos están en sánscrito, un idioma sagrado de la antigua India que ya no se habla. Los mantras fueron creados por los rishis (sabios) como caminos hacia la conciencia, utilizando el poder de sonidos particulares para crear respuestas de energía específicas».

Deva Premal y Miten

Los mantras tradicionalmente son cantados manteniendo un ritmo y respiración regular y constante, el poder de su sonido es sanador ya que ayuda a equilibrar los hemisferios del cerebro logrando disminuir las señales de alerta, ritmo cardíaco, presión arterial; induciendo a un estado de relajación.

Entre sus beneficios:

  • Reduce la ansiedad y depresión.
  • Da calma y tranquilidad generando efectos positivos en el sistema parasimpático.
  • Estimula el sistema inmunológico.
  • Abre la intuición.
  • Ayuda a despejar patrones de hábito subconscientes.
  • Ayuda a generar la capacidad de compasión.
  • Eleva el nivel de energía.
  • Mayor sensación de bienestar.

Su mayor beneficio está en cantar el mantra:

  • No necesitas tener una buena voz para ello, puedes cantarlos en voz baja, suave y calmada.
  • Puedes hacerlo sola o en grupo.
  • Tradicionalmente los mantras cortos como «OM» se cantan 108 veces. Este número es considerado sagrado en el hinduismo y el yoga, representa la realidad última del universo como ser simultáneamente uno, vacío e infinito. Te puedes ayudar a contarlos con malas, o cuentas de oración, como un collar de 108 cuentas.
  • También Deva Premal y Miten dicen que «según las escrituras védicas, nuestros cuerpos físicos y sutiles contienen 108 nadis principales, o canales de energía. Cuando cantamos un mantra 108 veces, esa vibración sonora puede llenar todas las líneas de energía en nuestros cuerpos y equilibrarlas».
  • Puedes empezar a cantar el mantra más conocido «OM, el sonido del universo invocando su inteligencia y energía.
  • Cantar mantras para aquietar la mente es una práctica que se sostiene a través del hábito constante y persistente así que comprometerte a ello es esencial.

«Cada órgano del cuerpo tiene una frecuencia, un sonido. Cuando cantamos el mantra hay un cambio neurobiológico que ocurre en el cerebro físico. Y las células se alegran, se vuelven más felices».

Punnu Wasu Singh

Mantras más conocidos y su significado:

  • Om ah hum: cuerpo, alma y mente.
  • Om namah Shivaya: saludo a la deidad Shiva, su significado está relacionado al amor, bienestar, felicidad, verdad.
  • Om mani padme hum: relacionado a la compasión. Su repetición invoca las bendiciones de Chenrezig, uno de los bodhisattvas más venerados (aquellos que se han encontrado el camino del Buda).

Puedes crear tu propio mantra:

  • Lo que importa es que tenga un sentido y significado para ti únicamente.
  • Elaborarlos de forma positiva y en tiempo presente.
  • Empieza con una palabra o frase corta como: Soy poderosa, puedo sentirme en calma, me siento en paz, me siento amada, crecer, estoy bien, estoy feliz, yo puedo, soy fuerte. compasiva, etc.

 

Me encantaría saber tu experiencia con los mantras.

Y tú ¿a qué le cantas?

Cuéntame en los comentarios.