Percibe tus pensamientos en consciencia plena.

Tomar consciencia de tu experiencia de vida significa que todo lo que piensas, haces, dices, sientes, NO define quien eres. 

En la meditacion se practica 3 cualidades:

  • relajación
  • consciencia
  • concentración

Gracias a estas cualidades meditar de forma consistente nos enseña a diferenciar el ser humano que piensa, actúa, siente y el sujeto que observa.

Aprender a respirar en consciencia observando los pensamientos y emociones que acontecen es una forma de estar aquí con menos juicio, observar que eres la pantalla que transmite esos pensamientos mas no eres lo que ocurre dentro, esto permite tener mayor perspectiva del ser, reconociendo que no eres lo que piensas, más bien, lo que piensas acerca de ello define tu experiencia de vida. 

Es como situarte dentro de una linda cafetería, disfrutando de un delicioso café, observando la calle enfrente. Muy diferente es inmiscuirte en las historias del estrés en el tráfico de esa calle. 

Me siento practicante y promotora de vivir conscientemente  y esa experiencia la defino en aprender a reconocer que todos tenemos este filtro de experimentar pensamientos y no tomarlos en serio, solo porque todo lo que te viene a la mente no significa que sea real. 

Vivir conscientemente es saber ser y saber estar en presencia, reconociendo que la vida es mucho más que los pensamientos. 

Tú eres mucho más. 

Ser consciente es situarte en la perspectiva de identificar que un pensamiento es solo un pensamiento, saber situarlo tal cual es y dejarlo ir con facilidad. 

Todo esto recae en la atención. 

Lo que prestes real atención tambien abre a la oportunidad del “reconocimiento” y solo se puede cambiar lo que se reconoce.

Los pensamientos no tienen poder propio a menos que tú se los des. El reconocimiento es muy diferente a la identificación, el reconocer que existen abre la puerta hacia la consciencia de su “resignificación o transformación”

El poder transformar un pensamiento que no te funciona por otro que sí, abre la oportunidad de quitarte unos lentes oscuros que te tapan la visión y ponerte otros con mayor claridad con los que puedes caminar con mayor seguridad.

Vivir en consciencia es darte esa libertad para elegir esos lentes con los que quieres ver y transitar.

Elegir la calidad de pensamientos que quieres tener, es regalarte una mayor satisfacción de experiencia de vida, además de recurrir a recursos internos que posees tales como sabiduría, resiliencia, creatividad, fuerza, voluntad, humanidad, compasión y mucho más. 

Vivir en conciencia es estar dispuesto a ver a través de tus viejos hábitos y hacer algo diferente. 

Ejercita, explora y crece tu potencial para una vida con propósito y significado para ti.

Ejercita consciencia a traves de la meditación:

  • Toma la respiracion más profunda en el día, observa tu pecho y abdomen expandirse mientras inhalas y contraerse mientras exhalas.
  • Sé consciente de la posición de tu cuerpo en este momento, de tu postura corporal, la temperatura de tu cuerpo.
  • Conecta con esta presencia mientras observas tu cuerpo inhalar y exhalar.
  • Preta atención a los pensamientos que surgen, presta atención al silencio entre un pensamiento y el siguiente. 
  • Puedes nombrar “pensamiento está aqui” o “la emoción que surja está aquí” por ejemplo “miedo está aquí”
  • Regresa a esta consciencia poniendo atención a tu respiración momento a momento.
  • También para ejercitar la consciencia en cualquier lugar donde te encuentres no necesariamente sentada en posición para meditar, puedes aprovechar esa cola en el banco, o mientras esperas en el transporte público a tu destino, o dentro de un taxi, o en una caminata, aprovechar darte un espacio de consciencia estando en contacto con todos tus sentidos a ese momento presente lo que observas detalle a detalle, la gente, los colores de los autos o de la naturaleza de tu entorno y cuando surja un pensamiento puedes etiquetarla como “pensando” o si surge una emoción “sintiendo” y ve soltando esas etiquetas mientras exhalas.

“Con esta etiqueta “Pensando”, empiezas a reconocer que todo el drama no tiene sustancia alguna, que ruge de la nada, aunque parece extremadamente vívido. El argumento desaparece, pero hay energía y movimiento… En cuanto dices “pensando”, reconoces que el drama solo es un pensamiento en tu mente. Este es el reconocimiento de shunyata o vacío. Tal vez cada uno de nosotros se haya dado cuenta en algún momento lo liberador que esto pueder ser”.

Pema Chödrön – “Comienza donde estás” Guia para vivir compasivamente.

Y tú, ¿qué tanto te identificas con tus pensamientos? 

 

Pin It on Pinterest

Share This