¿Eres una mujer que sacrifica su vida personal por hacer demasiado?

Te resulta complicado no estar ocupada y siempre estar buscando en hacer más o en seguir cuidando a otros.

Aprendiste que el trabajo era lo fundamental y que puedes descansar o relajarte solo cuando hayas “acabado” todo lo pendiente.

Eres una mujer impaciente porque las cosas salgan del todo bien y rápido, te cuesta abrazar la incertidumbre y eso te causa ansiedad.

“La conciencia es algo que puede dejarse pasar de largo, pero a la que no se puede impedir que siga ladrando”. 

Anne Wilson Schaef (1993). Meditaciones para mujeres que hacen demasiado.

En el libro de Anne Wilson. (1993) Meditaciones para mujeres que hacen demasiado (Obra original 1990). En el que presenta diversos testimonios de mujeres con tendencia a hacer más, perfeccionistas, con la necesidad de estar ocupadas, en las prisas y estar para los demás, tanto que resulta difícil establecer límites.

No pude dejar de sentirme identificada y ver que hay más mujeres que se sienten así, y que por estar al pendiente de todo y todos, confieso, postergo muchas cosas, entre ellas mis metas más importantes para evitar enfrentar mi mayor miedo que es el fracaso o aprender a vivir más de la pausa y eso significa ser valiente para afrontar todo esto, lidiar con la voz de la conciencia.

Aquella voz que no tiene horarios y se hace escuchar, aún más en silencio, aún más si paras, tú bien sabes qué te dice tu voz.

¿Te pasa lo mismo?

Te pasa que por tener que hacerlo todo y tener energía para todo y todos, inevitablemente eso termina agotando y muchísimo. Finalmente, no logras hacer todo en el día, duermes mal y tarde. Despiertas con mayor cansancio acumulado y no solo de ayer.

Te pasa que necesitas que alguien más reconozca tus logros, quizás por eso no terminas de meterte en el papel de la cuidadora incansable, intentando que todos a quienes cuidas, estén bien y así demostrar tu valía.

Te pasa que tus días poco a poco se vuelven insostenibles cuando no terminas de encontrarle algo mal en todo lo que haces.

¿Cuánto cargas?

El costo de no seguir tu voz de la conciencia, de continuar con la preocupación y ansiedad por ocuparte tanto en una sola área de tu vida, como tu vida profesional, o el estar en la búsqueda de siempre dar más de ti para todo y todos. No saber establecer límites contigo misma, poco a poco esto se convierte en un peso que ya no puedes seguir llevando.

El costo del perfeccionismo, esa necesidad de siempre cumplir, o ponerte la valla tan alto, que siempre tienes la sensación de nunca llegar, inevitablemente recaes en la sensación de culpa y enfado por creerte incapaz o insuficiente, a pesar de todo lo que haces, aún falta, aún no has terminado, aún siempre habrá algo por mejorar.

El costo de no darte espacio para aceptar y tragarte las emociones que te desbordan, tarde o temprano ese vaso se va a llenar y va a explotar.

 

Perfeccionismo

27 de febrero
PERFECCIONISMO
Ésta es la época del perfeccionismo, niña. Todo el mundo intenta mostrar lo más extraordinario de su lado mental, de su lado físico y de su lado emocional. Lucha, lucha, corrige todos los defectos.
JUDITH GUEST

El perfeccionismo es una de las características de la adicción. El perfeccionismo establece un ideal abstracto y externo de «lo que debería ser» o de «lo que debería ser capaz de hacer», que no tiene ninguna relación con quiénes somos y con lo que necesitamos hacer, y después intentamos amoldarnos a ese ideal. Al intentar ser la perfección abstracta, nos dañamos, nos juzgamos y nos falseamos a nosotras mismas. Con independencia de lo que hagamos o de cómo intentemos tener éxito, nunca es suficiente. Nunca estamos a la altura. Intentar las cosas con demasiado ahínco, o no intentarlas en absoluto, son las dos caras de la misma moneda de perfección. Desgraciadamente, es una moneda que nunca se amortiza.
El perfeccionismo es un autoengaño de primer orden.

Anne Wilson Schaef. Meditaciones para mujeres que hacen demasiado.

Suelta

Hoy quiero decirte que nada estará a la perfección, o del todo bien.

Hoy quiero decirte que no necesitas demostrar nada más o buscar allá afuera la suficiencia que tanto anhelas.

Hoy quiero decirte que está bien confiar, salirse un poco de la rigidez, y que empieces el día aceptando.

Que hoy es una oportunidad para sacar todo ese peso de aquella mochila que ya cuesta cargar, hoy saca todas esas dudas, miedos de que las cosas no vayan por el camino que quieres.

Hoy es buen día para soltar esa culpa, enfado, mal humor y las pocas energías para enfrentar el día y que aun así haces todo lo posible para dar lo mejor.

Hoy es un día genial para empezar a aceptar, más no resignar, aceptar que desde hoy acoges, reconoces esas emociones que con frecuencia intentas esconder y hacerte la fuerte.

Hoy quiero decirte que ya eres fuerte y que eres del todo humana para enfadarte, sentir culpa, cansancio y agotamiento, hoy vale decir “estoy hasta el tope”, hoy vale salirse un poco de la rigidez y soltarte reconociendo que a veces “no estás para todo y todos” y no siempre tienes que estarlo.

Hoy empieza por algo pequeño, estando, viviendo en este momento.

Hoy te sugiero poner a un lado todas esas capas del: “tengo que hacer más”

Cámbiala por: “me reconozco en este momento mujer que se escucha y se valora

Hoy para. Suelta en este segundo tomando la respiración más profunda del día.

Tómate este segundo de presencia inhalando conciencia,

Presta atención a la expansión de tu abdomen y pecho mientras inhalas.

Enfoca tu atención ahora mientras exhalas y ve soltando músculos, tensiones en el rostro, brazos, hombros, asocia tu exhalación con el soltar de todo lo que te preocupa.

Hoy disfrutas de este momento único mujer.

Hoy empiezas a cuidarte soltando con tu respiración.

¿Qué quieres soltar hoy?

Cuéntame en los comentarios ¿qué emociones reconoces y sueltas en la respiración?

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Share This